>Quien dobla tus paracaídas?

>

Charles Plumb fue un piloto de jets de la US Navy, en Vietnam.
Después de 75 misiones de combate, su avión fue destruido por un misil tierra-aire. Plumb fue expulsado del avión, su paracaídas se abrió y aterrizó en tierras enemigas. Fue capturado y pasó 6 años en una prisión Vietnamita. Sobrevivió la prueba y regresó a USA.
Años después, en ocasión en que Plumb y su esposa estaban sentados en un restaurante, un hombre se acercó a su mesa y le dijo:
-“Tú eres Plumb!. Piloteabas aviones caza en Vietnam desde el portaaviones Kitty Hawk. ¡Fuiste derribado!”.
-“¿Cómo sabes eso?” – preguntó Plumb.
-“Yo doblé tu paracaídas”- contestó el hombre. Plumb se quedó con la boca abierta por la sorpresa y agradecido.
El hombre extendió su mano y dijo:
-“Veo que funcionó bien”.
Plumb le aseguró:
-“Ya lo creo. Si no hubiese funcionado, no estaría aquí hoy”.
Plumb no pudo dormir esa noche pensando en aquel hombre. Y dijo a su esposa: “Estuve imaginando como luciría él con un uniforme de la USNavy. Me imagino cuántas veces pude haberlo visto y haber pasado sin saludarlo, sin decirle “Buenos días, ¿como estás?” o alguna otra cosa, porque claro, yo era un oficial piloto y él solo un simple marinero”.
Plumb pensó en las largas horas que el marinero pasó frente a una mesa larga de madera en las entrañas del barco, doblando cuidadosamente cada paracaídas, teniendo en sus manos muchas veces el destino de alguien que no conocía.
Hoy Plumb, que da conferencias, pregunta a su audiencia: “¿Quién dobla tu paracaídas?”.
Cada uno tiene a alguien que le provee lo que necesita para pasar el día. Plumb puntualiza que él necesitó muchos tipos de paracaídas cuando su avión fue derribado: necesitó su paracaídas físico, su paracaídas mental, su paracaídas emocional, y su paracaídas espiritual. El recurrió a todos estos soportes antes de lograr la libertad y seguridad.
Algunas veces, en los desafíos diarios que la vida nos pone por delante, descuidamos lo que es realmente importante. Podemos fallar por no decir “hola”, “por favor” o “gracias”, por no felicitar a alguien por algo que le haya pasado, por no decir un cumplido o simplemente por no hacer algo amable sin que medie ninguna razón.
Cuando transcurras por esta semana, este mes, o este año, ten presente que debes reconocer a la gente que sin que tú lo sepas, dobla tus paracaídas.
Horizonteweb No.35

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: